PRENSA 2000: EL OMBLIGO HUMANO

EL OMBLIGO HUMANO


Parte 1
Cicatriz que se forma sobre el abdomen después de la caída del cordón umbilical.
Elemento que conecta al feto con la madre, y a través del cual éste recibe los alimentos.
Funciones simbólica del ombligo:
a) centro del cuerpo,
b) determinante de la sexualidad y del erotismo,
c) nexo entre el hombre y la madre tierra,
d) factor que define el destino,
e) punto central del hombre,
f) punto central de la Tierra,
g) punto central del cosmos,
h) recurso terapéutico de gran valor.

SIMBOLISMO SEXUAL Y CREENCIA DEL OMBLIGO

Creencia en que el tamaño que se otorgue al ombligo será determinante en las dimensiones de los órganos genitales del niño al crecer éste y convertirse en adulto.
Algunas culturas deciden el tamaño de los genitales del hombre cortando el ombligo de una longitud semejante a la que existe entre el pulgar y el índice, y los de la mujer considerando la distancia entre el pulgar y el medio. 
Conciben que el ombligo se reintroduce en el abdomen determinando el tamaño y la forma de los genitales, quedando fuera sólo la envoltura seca y muerta que después se cae; el tamaño ideal para los genitales del varón debe ser aquel que no lastime a la mujer, mientras que una mayor cavidad vaginal permite mejor el coito.
 Otras practican el corte del cordón de los varones a una distancia de cuatro dedos; el padre vigila que no lo dejen muy corto pues el niño tendría un pene pequeño, ni demasiado largo, porque esto se reflejaría en su carácter.
Las parteras, consultan a la madre sobre el tamaño deseado para los genitales de su hijo: corto para que no sea "mujeriego", o largo para que en su madurez sea un semental.
Algunas establecen una relación entre el tamaño del ombligo y el de los genitales; consideran que el ombligo se debe cortar a una "cuarta", cuidando de no dejarlo ni más grande ni más pequeño, pues influiría en la futura vida sexual del niño. 
Frecuentemente en el interior de algunas casas, bajo o cerca del fogón, para augurar que sea una "mujer de su casa", diestra en las labores domésticas; el ombligo de los varoncitos se entierra o se deja en aquellos lugares asociados a las labores productivas, augurando de esta forma el éxito en sus obligaciones.
Por otro lado, temen que el ombligo del recién nacido pueda llegar a manos de quien desee hacerle daño, razón por la que lo entierran secretamente al pie de un árbol, o bien la madre lo mantiene oculto entre sus posesiones más valiosas.
Otras acostumbran colgar el ombligo de una viga donde el humo lo alcance, o enterrarlo cerca del fogón, en la creencia que su calentamiento será transmitido al estómago del bebé. 
Lo cuelgan en la punta de un árbol para que cuando el niño llegue a adulto, pueda trabajar en lo alto sin perder el equilibrio y, además, con el fin de asegurar buenas cosechas de temporal en las empinadas faldas de los cerros.
Algunos tienen por tradición enterrar el ombligo al pie de las raíces de un árbol, con la intención de que cuando el niño llegue a adulto "no tenga la manía de andar buscando y buscando"; es decir, eche raíces en su pueblo natal y sea una persona estable.
En diversos grupos, una práctica muy difundida que acompaña al corte del cordón umbilical, se relaciona también con el destino deseado para el recién nacido: si es niño, el corte se efectúa sobre una mazorca para presagiar a un buen milpero, o sobre un hacha para que sea un buen leñador; si se trata de una niña, el corte se realiza sobre un carbón o sobre una piedra de moler para propiciar que sea una buena cocinera y ama de casa.
En localidades donde el arraigo a las tradiciones es mayor, se acostumbra cortar el cordón umbilical de los varoncitos sobre una mazorca, cuyos granos serán utilizados más adelante para cultivar una pequeña milpa llamada "la sangre de la criatura". De esta forma quedará establecido el destino del recién nacido, dependiendo de si la cosecha de esta milpa es abundante o magra. Esta práctica está asentada en una de las más antiguas fuentes históricas de los mayas.
En la mayoría de estos rituales, queda de manifiesto el vínculo primordial del cordón umbilical primero con la madre, y después con la madre tierra, estableciéndose de esta forma un rito de fertilidad.
Otro grupo otorga singular importancia al ombligo, al concebirlo como el centro preciso, anatómico y funcional de la estructura del cuerpo humano. "Todos los órganos internos guardan un orden preciso en relación con el ombligo o punto central donde se ubica un órgano especial llamado tip té. Su función primordial es normar la actividad de las diversas partes del cuerpo, y con referencia a él se marcan cuatro sectores del abdomen, en analogía con los cuatro puntos cardinales.
El hecho de concebir al ombligo como réplica del punto central del cosmos, era parte del pensamiento de los antiguos, sigue vigente en algunas comunidades chiapanecas.
Su ubicación como punto central de la estructura humana permitía utilizarlo en forma metafórica para señalar la excelencia o supremacía de algún sitio o institución. Es así como, todavía en la actualidad, algunos grupos aseguran que su pueblo ocupa el ombligo del mundo: aún más, llegan a señalar algún promontorio o accidente geográfico como prueba palpable de tal aserto.

DESDE EL PUNTO DE VISTA MÉDICO

A los cinco o seis días de vida del recién nacido se marchita el cordón umbilical y se desprende, dejando en su punto de inserción una pequeña cicatriz que constituye el ombligo propiamente dicho. Lo más importante es prevenir la infección y vigilar la aparición de hernias umbilicales.
En la actualidad el ombligo es utilizado como vía de acceso en la realización; mientras que el cordón umbilical interesará sobre todo por su longitud, ya que si es demasiado corto o demasiado largo podría ser origen de algunas complicaciones tocológicas.
Por otra parte, tras el parto es conveniente revisar el cordón por dos motivos: 1) Por él circulan dos arterias y una vena, y si una de las arterias faltara o fuera muy rudimentaria, podría ser indicación de la existencia de alguna anomalía fetal; mientras que la existencia de nudos en el trayecto del cordón podría ser señal de una hipoxia fetal.
2) Por otro lado, la técnica de la fetoscopia permite la extracción de sangre del cordón umbilical para realizar analíticas fetales. También se ha establecido el concepto de que el embrión es un repositorio de células madre y de tejidos de gran potencial biológico, siendo útiles en la terapéutica de ciertos casos de leucemia mediante la reposición de células sanguíneas obtenidas del cordón umbilical (planteamiento que se intenta desarrollar creando un "banco de cordones umbilicales" para un posible uso futuro).
Desde el punto de vista antropológico y popular, el ombligo y especialmente el cordón umbilical han tenido históricamente una gran importancia médica y social para muchos pueblos.

Desde un punto de vista terapéutico el ombligo tiene menos importancia que el cordón umbilical, aunque en España, especialmente en zonas de Ciudad Real, era un objetivo básico del tratamiento de la esterilidad ya que se aplicaban parches en el ombligo de la mujer estéril mientras que a la vez orientaban los pies de su cama hacia el norte geográfico.

About the author

Admin
Donec non enim in turpis pulvinar facilisis. Ut felis. Praesent dapibus, neque id cursus faucibus. Aenean fermentum, eget tincidunt.

0 comentarios:

Copyright © 2013 PRENSA 2000 and Blogger Themes.